Préstamos personales con prestamistas

prestamos personales con prestamistas

Para aquél que ya no ve provecho en confiar en bancos, siempre queda la opción de acudir a un prestamista de dinero.

Actualmente un prestamista particular hace mucho más que prestar dinero. Los prestamistas privados se dedican a conceder dinero en metálico o vía transferencia, sea en forma tradicional o en créditos, préstamos personales, hipotecas y demás.

¿Qué es un prestamista?

La definición de prestamista contempla a una persona, sea natural o jurídica, que otorga dinero a otra persona, sea natural o jurídica, con intereses. Existen solo dos tipos de entidades que proveen este tipo de servicios, pero eso no significa que no haya variedad o competencia.

  • Empresas privadas o particulares no afiliados a entidades financieras: Estos prestamistas particulares no tienen por qué acatarse a las regulaciones de un banco o entidad financiera, pues no son entidades financieras. Son los que han dado significado al prestamista privado, ya que intentan separarse de los bancos haciendo más fácil la solicitud, o no cobrando comisiones por la gestión. Una de sus más grandes ventajas es que proveen préstamos más rápido que un banco.

Estas empresas dependen de su capital privado para generar préstamos, créditos y otros servicios. Al correr un riesgo mucho mayor que una entidad financiera, pues suelen servir a aquellos que no pueden o no desean adquirir un préstamo tradicional, los intereses podrían ser altos.

  • Bancos, entidades financieras privadas o públicas: Otorgan préstamos de forma tradicional, cobran comisiones por apertura y tienen ofertas que podrían acarrear más servicios a pagar mientras se amortiza el préstamo.

Esta es una de las razones por las que muchas personas prefieren acudir a un prestamista privado. Se puede pensar que al pedir un préstamo a un banco se termina pagando más en comisiones y vinculaciones, que por el propio préstamo. Sobra decir que en algunos casos es así.

En la antigüedad, muchos años antes de la llegada de Cristo, al no existir un concepto de banco existía el concepto de prestamista. Estas personas podían cobrar intereses gigantescos, hasta un 50% de la suma otorgada. Resultaba peligroso, porque una persona que no pagaba a tiempo al prestamista podía terminar como esclavo, pagando la deuda el resto de su vida.

La banca como la conocemos hoy en día no aparecería en todo su esplendor hasta el Renacimiento, momento en el que se empezaron a manejar conceptos de contaduría. Sin embargo, aunque existieran bancos y maneras más seguras de adquirir préstamos, los prestamistas privados nunca desaparecieron.

Prueba de esto está en la aclamada obra de William Shakespeare, El Mercader de Venecia, en el que un prestamista judío pide una libra de carne (De su propia carne) a un comerciante cristiano para proveer un adelanto sobre la venta de la mercancía.

Es de notar que la figura de prestamista no estaba muy bien vista, esta reputación ha mejorado conforme nos convertimos en una sociedad más práctica y civilizada.

Lectura recomendada: Mini préstamos personales

Que es un prestamista

Tipos de prestamistas:

Ya aclarado que el oficio del prestamista y la posición de prestatario, quien recibe el préstamo, ha existido por miles de años, es momento de hablar más a fondo de los tipos de prestamistas de dinero.

  • Préstamos entre particulares, o P2P: El concepto de prestamista particular también engloba los préstamos formales entre familiares y amigos. También se los conoce como préstamos P2P, préstamos Person to Person.

Puede parecer más arriesgado que adquirir un préstamo con una empresa o un banco, hay quien prefiere no adjuntar dinero a sus relaciones familiares, íntimas. Sin embargo tiene muchas ventajas, ya que solo requiere de un notario que firme el acuerdo. No habrán comisiones o intereses desorbitantes, si los involucrados así lo acuerdan. Lo que sí es seguro es que no existirán las vinculaciones.

Así, para ser un prestamista de dinero no es necesario contar con una empresa privada y un gran capital. Solo necesitaría paciencia, buena voluntad y el capital.

  • Préstamos particulares rápidos: Si bien el significado de prestamista engloba todo tipo de préstamos, hay un tipo de prestamista que solo provee préstamos rápidos. Son préstamos que se hacen efectivos en cuestión de minutos u horas, que requieren poco papeleo, porque no otorgan cantidades de dinero importantes. Este es el más común de los tipos, aunque no se les note en el día a día porque las empresas grandes captan a la mayor parte de los clientes por medio de publicidad.

También es posible encontrar préstamos rápidos en entidades bancarias, asumiendo lo que conlleva pedir un préstamo a un banco.

  • Prestamistas hipotecarios: Son el tipo de prestamista que se concentra en conceder préstamos sobre hipotecas. Muchos tienen sus propias comisiones y manejan sus propios intereses, pues no están vinculados a entidades bancarias y se toman como independientes. Así que se pueden encontrar varias ofertas en este sector de las hipotecas.
  • Prestamistas para coches: También es muy común solicitar un préstamo para conseguir un coche nuevo, y estas empresas o prestamistas particulares se dedican expresamente a eso.

Lectura recomendada: Préstamos personales con ASNEF

Aspectos positivos y negativos de préstamos particulares con un prestamista:

La mayoría de los prestamistas tienen su propia manera de trabajar, es decir que el concepto de prestamista es una introducción básica a lo que hacen. Tienen que respetar leyes y atenerse a los contratos que emiten, pero no están ligados a las mismas leyes que un banco y esto trae aspectos positivos y negativos.

Como se ve en las películas, existen prestamistas particulares que solo esperan la mejor oportunidad para tomar ventaja. Sin embargo, la definición de prestamista no obedece a la ficción en todos los casos. No todos los prestamistas son así y no todo lo que aparece en las películas es cierto.

Lo más importante a señalar como una alerta es el contrato al que tendrá que atenerse el prestatario. Un prestamista particular podría incluir cláusulas maliciosas que un prestatario descuidado dejaría pasar, luego se encontraría en la penosa posición de pagar mucho más de lo que se le entregó.

No obstante, si se lee el contrato con atención será posible evitar ese tipo de trampas. El problema en ese escenario surge cuando el prestatario no entiende el lenguaje técnico de los contratos. Entonces tendrá que recurrir a un tercero para verificar que el contrato no incluye cláusulas maliciosas y esto podría generar un gasto extra.

El otro inconveniente muy fácil de señalar es la usura. Como mencionábamos antes es común que el significado de prestamista se ligue con el de la usura, por el modo en que los prestamistas de las sociedades más antiguas manejaban sus intereses. Claro que con la competencia que existe actualmente sobre préstamos y créditos, este riesgo es mínimo ya que las empresas particulares necesitan captar clientes y ofrecer intereses competitivos.

Es en los casos donde se necesita dinero urgente que el prestamista podría sacar mayor provecho de aplicar cláusulas maliciosas o la usura.

Resulta importante prestar atención al contrato y la empresa, o el particular, que emita el contrato. Ya que las garantías que solicitan los prestamistas suelen ser grandes, acordes con el riesgo de otorgar grandes sumas de dinero.

Por parte de los aspectos positivos, están implícitos. Proveen préstamos mucho más rápido que un banco, normalmente no manejan tantísimo papeleo. Pueden conceder préstamos a quien se encuentre en las listas de morosos (ASNEF o RAI), y suelen ser la única opción para adquirir préstamos como autónomos.

Opiniones de préstamos personales a través de prestamista:

“Mi hermano y yo queríamos tener una ferretería, ahorramos hasta más no poder pero necesitábamos ayuda. No queríamos acudir a un banco, no nos gustan los bancos, así que recurrimos a una empresa que tomase como garantía el coche y el resto lo solucionamos con un préstamo particular, con nuestros padres como prestamistas.

Todo funcionó a la perfección, sin papeleos y sin mucha espera. Conservo mi carro y tenemos nuestra ferretería.”

Francisco Ruíz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.